Captura de pantalla 2017-11-08 a las 16.42.20

 

El sentido del baile agridulce con Amatria

 

Algarabía habla de Joni como nunca antes Joni había hablado de sí mismo a través de las canciones. Porque si el hombre que da cuerpo a Amatria se sentase hoy a conversar con aquel joven que trataba de hacer bailar al público con letras descaradas y una guitarra española, si el Joni de 2017 le cantase uno tras otro los temas de este nuevo álbum al chico que recorrió todas las salas de València (sin que muchos entendieran muy bien de qué iba todo aquello), ambos se entenderían. El músico ha crecido hasta definirse en un objetivo que no siempre fue fácil de hacer creer: provocar el baile, el disfrute, contar historias con sentimiento, pegadas al personaje, dejarse tomar por los ritmos latinos y divertir.

 

En sentido literal, la Algarabía sucede cuando muchos hablan a la vez sin que se entienda nada. Pero ese tumulto, en este caso y sin ponernos espectrales ni conectar a Joni con Cuarto Milenio, lo que hace es recoger las voces de un público que ha empezado a aceptar la fiesta melancólica de Amatria. Los errores y la capacidad para autoparodiarse se convierten en el retrato cada vez más definido de su autor. Y ahora, incorporando una gran variedad de patrones como la cumbia o la salsa, Amatria acaba de ampliar el repertorio de un festival que se convierte en una fórmula para cantarle a los sinsabores de la vida. Una madurez estilística e identitaria, cálida y cada vez más disfrutona sin la inseguridad de otros tiempos. Quizá, aupado por el éxito rotundo de ‘Chinches’.

 

Es la vuelta de tuerca que aporta, porque si la fiesta a menudo sirve para celebrar desde el éxito, Amatria lo hace desde el relato agridulce. Un relato que completa al personaje y que estira la sesión gracias a esta última colección de canciones. Es la madurez en la relación con su público. Más inquieto que nunca, pero sobre todo más seguro, ‘Discordia’, ‘Encaja’, ‘Animal’ y ‘ Un poco de fe’ son un rotundo comienzo hacia el baile desclasado. Estereotipos a un lado, el son que cabalga sobre las bases tiene novedades coloreadas como ‘La piedra’ o ‘Siempre que quiera’. Un Amatria más conocido en ‘Lobo’ y ‘El coche fantasma’. Y un Amatria más en su lado de experimentación pop electrónica con ‘Tú’, ‘Humanos vs. Máquinas’ y la versión del eterno tema de Antonio Vega ‘Luchas de Gigantes’.

 

 

Eugenio Viñas, redactor jefe de Cultura en Valencia Plaza. Periodista cultural en Tentaciones de El País, Podium Podcast de la Cadena SER y VICE España.

Compartir